domingo, 22 de febrero de 2015

Los juegos del hambre – Versión de Rue

LOS JUEGOS DEL HAMBRE – VERSIÓN DE RUE


PARTE 1: LA COSECHA

Cuando me despierto, la vasta luz de la mañana se filtra por debajo de la puerta. Entrecierro los ojos un par de veces para que la vista se me acostumbre a la claridad y me levanto de la cama con mucho sigilo para no despertar a los pequeños. Mis cuatro hermanos y yo compartimos dormitorio, ya que la casa que tenemos asignada solo consta de tres habitaciones, y dormimos todos juntos sobre un enorme saco lleno de hojas de mazorca. En cuanto me pongo en pie, me visto con la ropa de trabajo y entro en nuestra pequeña cocina. En la mesa mi madre me ha dejado un poco de pan hecho con los insípidos cereales de las teselas.

Es el día de la cosecha, y aun que es la primera vez que participo, mi nombre entrará cinco veces en la urna. Para celebrar la velada, hoy no tenemos que ir a la escuela, pero sí al campo para recolectar. Yo trabajo en la parte alta de los cultivos dónde los frutos nacen en los árboles. El Distrito 11 es uno de los distritos más grandes de Panem, según nos enseñan en la escuela, y se dedica principalmente a la agricultura.

El turno anterior al mío acaba dentro de siete minutos, así que salgo de casa y me dirijo a mi puesto para empezar. A las ocho en punto, suena la campana. Cientos de personas abandonan el campo y se dirigen a sus casas para prepararse para la cosecha. Entre ellas se encuentran mis padres. Mi madre se llama Mina y mi padre Byron, tienen la piel morena y el pelo oscuro, pero a diferencia de mí, sus ojos son verdes.

En cuanto el ensordecedor sonido cesa, ya estoy junto a las herramientas que me han asignado para trabajar: unas tijeras, una pequeña sierra y un saco. Durante las próximas cuatro horas, tengo que recoger los frutos de cincuenta palmeras si quiero ganarme la paga.

El sol es abrasador, y aun que tengo mucha practica trepando y recogiendo dátiles, este hace que ralentice mi ritmo de trabajo. Así que a las diez, solo he acabado de vaciar los racimos de veintinueve palmeras. Me siento en lo alto del tronco donde las hojas laciniadas en forma de penacho forman un cómodo asiento. Me como el pan que me ha preparado mi madre y un par de dátiles que he recolectado.

En pocos minutos, localizo a mi mejor amiga, Aria (diminutivo de Vulgaria: planta leguminosa de flores amarillas, blancas o rojizas, que se emplea machacada en cataplasmas para curar heridas). Está en el campo de al lado recogiendo las vainas de soja que el viento ha hecho caer al suelo. Al contrario de la mayoría de los habitantes del distrito, Aria tiene la piel blanca como la nieve que cae en invierno y el pelo rubio como los rayos del sol, porque es alvina. Su padre trabaja en el mismo grupo de conreo que el mío, y su madre es profesora de biología en la escuela. Se sienta a mi lado en la clase, y aun que es muy callada, tiene un don para las redacciones.

Dos horas exactas después, avisto la bandera que indica el final de mi turno. Es de un color rojizo chillón y tiene el estampado de una mazorca. Como de costumbre, pronuncio cuatro notas muy sencillas en alto. Los sinsajos que hasta ahora no han parado de silbar, se quedan en silencio para escuchar la melodía que vuelvo a repetir un par de veces. Unos instantes más tarde, todos ellos la cantan. Un conjunto de voces en armonía hacen de los simples sonidos una hermosa banda sonora. Con esta señal, que todos mis compañeros de turno conocen, el campo se queda vacío de inmediato.

Cuando acabo de recoger, paso por delante de la caseta de los vigilantes para que pesen la recolecta que he hecho. Antes de que la cuerda que delimita el paso, llegue a su fin, devuelvo las herramientas que he usado. Es obligatorio hacerlo, ya que si no, te castigan. Después me pongo en una cola de decenas de personas para recibir mi salario. La verdad, es que no es gran cosa. Me pagan cuatro monedas por cada kilo entero de dátiles que recojo. En cuanto al dinero, no te puedes quejar. Si lo haces, simplemente no te dan nada.

-Siguiente, por favor –me dice el vigilante recogiendo el saco que he dejado en el mostrador.
-He recogido tres quilos y ochenta y siete gramos de dátiles –le contesto mientras mira asombrado, a la vez que con incredulidad, el numero marcado.
-Aquí tienes –y deposita trece monedas y una bolsa con siete manzanas delante de mi– Para celebrar la cosecha.
-Gracias – aún que no sé muy bien que hay que celebrar, ¿tal vez la muerte inmediata de dos chicos?
-De nada –me contesta sin inmutarse y llama al siguiente.

El barrio en el que vivo, La Veta,  es el más pobre de todo el distrito, y para mucha de su gente, una moneda más o menos les supone la diferencia entre la vida y la muerte.
No me cruzo con nadie en el camino de vuelta. Todas las casas del pueblo desprenden tristeza y dolor. Muchas familias han perdido hijos en los Juegos, y hoy, dos familias más se les unirán. Hace mucho tiempo que el Distrito 11 no tiene un vencedor. Nuestros representantes son fuertes, saben encontrar comida y refugio, pero la mayoría no sobrevive a los tres primeros días en la arena.

En cuanto abro la puerta y dejo el sombrero de paja, me encuentro a mi hermana pequeña sentada con la mirada fija en una taza de té. Solo tiene nueve años y luce un recogido con dos coletas que le caen por ambos lados de la cara. En el otro lado de la cocina esta mi padre vistiendo a mis otras tres hermanitas de seis, cinco y tres años.

- Te he preparado un cubo de agua caliente para que te bañes. – me dice mi madre cabizbaja. Está de pie delante de la encimera y lleva mucho peor lo del sorteo que yo.
- De acuerdo, ahora voy. – le contesto dirigiéndome hacia ella y abrazándola como si fuera la última vez – Por cierto, casi se me olvida, ¡mira lo que te he traído!
Cojo el saco que llevo colgado en la espalda y lo dejo caer encima de la mesa. La reacción es la esperada, ya que todos se acercan corriendo a mí alrededor para contemplar la fruta. Toda esta en perfecto estado y parece tan delicada que nadie se atreve a tocarla. Al cabo de unos minutos, mi madre la recoge con mucho cuidado y la lava.

El agua está a la temperatura perfecta. Me quito las botas, el mono agujereado, la camisa sudada y la ropa interior. Entro poco a poco en el barril y me siento. No es muy profundo, pero sí lo suficiente para que el nivel del agua me cubra hasta el cuello estando yo sentada. Con la ayuda de la esponja y un jabón casero hecho de aceite usado, lavo toda la suciedad incrustada en mi cuerpo. Después de dejar la piel reluciente, continúo con el pelo. No es una tarea nada fácil, porque tengo el pelo muy rizado, y aun que lo llevo corto, los dedos se me lían en él. No tardo mucho en aclararme, y cuando salgo, un escalofrió me recorre todo el cuerpo.

Una toalla vieja me espera junto al lavadero. No es de un color vivo ni mucho menos, pero huele a casa. Junto a esta, mi madre ha dejado un vestido tejano de color gris perlado. La parte superior es exacta a la de los monos que usamos para trabajar en el campo salvo por el color y que no tiene ningún agujero. La parte inferior, ya es otro mundo. Acaba en una falda corta con unos bordados de hojas. Al ponérmelo noto que el tacto es suave y que debe estar forrado por dentro. Cuelgo la toalla y salgo del baño ya vestida de manera que solo me quede ponerme los zapatos.

A las doce y media todos están preparados para salir. Normalmente, a esta hora, estaríamos comiendo, pero ese lujoso tiempo de paz, se reserva para después de la cosecha. De esta manera aquellas familias que no han tenido que enviar a nadie a los Juegos, podrán celebrarlo como es debido. Por otro lado, para aquellas otras que no han tenido esa suerte, no creo ni que coman.

La plaza está a 10 minutos caminando. Conforme nos acercamos a nuestro destino, el barro se hace más denso, lo que significa que ya ha pasado mucha gente por encima. En cuanto llegamos, la cantidad de gente que hay me pone los pelos de punta. Al ser la primera vez que participo en la cosecha, es también la primera vez que asisto a la celebración. Las imágenes que  he visto hasta ahora en el televisor, no son para nada comparables con el lugar. Todas las tiendas abandonadas y malo lientas de alrededor están decoradas con banderas. En frente de la enorme estructura de mármol que llaman Edificio de la Justicia, han montado un escenario improvisado. Justo delante de él, hay dos corrales delimitados por una cuerda, y repletos de las futuras víctimas del azar. 

Escrito por: BetaTauri

jueves, 19 de febrero de 2015

Prince of a Kiss (#1 Forbidden Men), Linda Kage

Prince of a Kiss

#1 Forbidden Men

Linda Kage

 Sinopsis
Foto: goodreads.com
No importa lo que diga mi prima; no soy la reina de las relaciones imposibles. Quiero decir, sólo porque mi último novio trató de matarme y me dejó una pequeña cicatriz en el cuello, entonces me obligó a mudarme al otro lado del país y cambiar legalmente mi nombre a Reese Randall para escapar de él, no significa que...
Oh, ¿a quién estoy engañando? Para una estudiante de primer año en la universidad, tengo que tener el peor historial de citas.
No es de extrañar que el amor sea la última cosa en mi mente cuando Mason Lowe entra en mi vida. Pero la química entre nosotros es como ¡bam! Nuestra conexión desafía la lógica. Y él es tan malditamente sexy. Estar cerca de él me hace sentir más viva de lo que nunca me he sentido. Incluso me gusta pelear con él. Podría ser mi alma gemela... excepto por un pequeñito problema.
Es un gigoló.
Dios, sí que sé cómo elegirlos.



Reseña

Si fuera una persona complaciente y les hiciera caso a mis profesores sobre tener que trabajar en acortar mis respuestas antes de irme por las ramas, os diría que este libro me gustó. Ya está. Por desgracia para ellos, y como ventaja para vosotros, nunca les he hecho caso a aquellos que intentan encerrar mi lado nerd. Así que aquí va mi verdadera respuesta a la pregunta:
Es posible que te preguntes que es un gigoló –yo lo hacía hasta que lo busqué en el diccionario después de leer la sinopsis de esta novela- por lo que voy a proporcionarte una clara definición del término: un gigoló es un joven que se prostituye con mujeres mayores por dinero o regalos. Habiendo aclarado esto me gustaría preguntarte: ¿Cuál crees que es la razón por la que un “joven” se convierte en gigoló? Si la respuesta es placer, me temo que te has equivocado; si por otro lado has contestado a la pregunta con dinero, déjame decirte ¡ding, ding, ding!, has acertado. Así es, el protagonista caliente y gigoló de esta novela (Mason) se hizo gigoló por dinero. Pero ese no dinero no era para cualquier cosa, no, era para cuidar de su hermanita pequeña con parálisis cerebral –decidme lo que queráis, pero a mí me parece una causa muy noble.
Pero la cosa no acaba ahí. Es posible que tampoco sepas que es un psicópata: un psicópata es un enfermo mental que padece una psicopatía, es decir, una enfermedad mental, en especial la anomalía psíquica por obra de la cual, a pesar de la integridad de las funciones perceptivas y mentales, se halla patológicamente alterada la conducta social del individuo que la padece como consecuencia de una adaptación al medio –en resumen, un loco. Bueno pues la chica (Reese) está escapando de su ex, un claro ejemplo de la definición anterior pues intentó matarla cuando ella cortó con él. El caso es que ahora se ha mudado a la otra punta del país para que este no la encuentre, ha tenido que renunciar a su sueño y tiene que trabajar para pagarse sus caprichos caros de moda.
E ahí el momento decisivo. Reese encuentra un trabajo como niñera de una niña con funcionalidad diversa y, adivina, sí, es la encantadora Sarah, también conocida como –redoble, por favor…- la hermana del gigoló más solicitado por las mujeres del pueblo. Uno sólo puede imaginar.
Aun así no quiero desvelaros nada más, si os interesa podéis leeros el libro y descubrir por vosotros mismos las locuras por las que pasan este dúo. A mí lo que más me gustó –y tened en cuenta que este es el punto de vista de la reina de los frikis- fue la mención de la gran saga de Harry Potter cuando la chica consigue que los hermanos Lowe (Mason y Sarah) se conviertan en grandes fans de los libros y sean incapaces de esperar al terminar cada uno de ellos. ¡Es el poder de los pottericos!
¡Nox!

Citas

“Sí, me sentía mal por un gigoló. Demándame.”
“Si amas a alguien lo suficiente, puedes hacerlo invencible. SI tus sentimientos por ellos son muy fuertes, funcionan como un escudo mágico, protegiéndolos de todo daño y dolor.”
“Ninguna mujer heterosexual en el planeta podría entrar en pánico con una imagen mental del combo de los hermanos Hemsworth.”
“-Sonríes un poquito malévolamente en este momento. No sé si estar impresionado o atemorizado.-Impresionado. Siempre impresionado.”

“Eres rara… y sin embargo, convencional. Inocente pero, mundana. Reservada pero, extrovertida. Sincera pero, precavida. Moderna pero también, práctica. E infantil todavía logras ser madura. Es como… eres una perfecta contradicción.”

domingo, 15 de febrero de 2015

Reapper’s Property (#1 Las Parcas CM), Joanna Wylde

Reapper’s Property
#1 Las Parcas CM
Joanna Wylde

Sinopsis

Foto: goodreads.com
Marie no necesita en su vida más problemas como Horse. Pero el enorme, sexy y tatuado motociclista que se presenta en la casa de su hermano no está de acuerdo. Él quiere a Marie en su motocicleta y en su cama. Ahora.
Pero Marie acaba de dejar a su abusivo ex marido y no está buscando a un hombre. Especialmente uno como Horse –ni siquiera sabe su verdadero nombre ni dónde vive, pero está noventa y nueve por ciento segura de que es un criminal y que el “negocio” que habla con su hermano no es legal. Lo necesita fuera de su vida, lo cual sería muy fácil si él dejara de darle alucinantes orgasmos.
Horse es parte de un club de motociclistas llamado Las Parcas, y cuando quiere algo, lo consigue. Y lo que quiere es a Marie, pero ella no está interesada en ser la “propiedad” de alguien.
Entonces, su hermano roba al club. Marie puede salvarlo dándole a Horse lo que quiere –en casa, en público, en su motocicleta… Si ella es una muy, muy buena chica, conseguirá un montón de esos orgasmos que sólo él puede darle, y él dejará a su hermano vivir.
Quizás.


Reseña

Nadie en su sano juicio haría negocios con Las Parcas y esperaría salir impune cuando dichos negocios quedaran sin saldar, nadie excepto el hermano pequeño de Marie.
Ella acaba de separarse del agresivo de su marido, no tiene trabajo, el dinero de su cuenta bancaria no llega a las tres cifras y lo último que necesita es a su hermano haciendo trabajos ilegales para el club de motociclistas más temido del estado.
Pero desgraciadamente eso no es lo peor de todo. Entre los motociclistas hay uno que destaca por encima de los otros, Horse. Es un veterano de Afganistán, está lleno de tatuajes y es sexy como el infierno, y se ha encaprichado con Marie.
Cuando Jeff, el hermano de Marie, engaña al club y le roba un dinero que no puede devolver –cincuenta mil dólares no es una cantidad fácil de esconder–, la única salvación de este es que Marie acepte la oferta que Horse le propone: debe hacer todo lo que él le diga sin preguntas ni quejas, será el pago de sangre. Pero, ¿será capaz de aguantar el tiempo suficiente para que Jensen devuelva el dinero?
Cualquiera que leyera hasta aquí pensaría que la pobre chica no tiene culpa alguna de que su hermano sea un drogadicto sin cabeza, pero la pregunta del millón es: ¿qué le hará hacer Horse?
Si tu mente ya se ha puesto en marcha y se dirige hacia robos, secuestros o asesinatos, deténtenla. Lo único que quiere Horse de Marie es que sea su mujer. Una petición que nuestra protagonista no aceptará sin pelear. Pero cuando el amor toca el corazón de un motociclista, no hay posibilidad alguna de que el parche quede sin propietario.
Sumérgete en esta aventura sobre ruedas y descubre lo lejos que puede llegar a hacer un hombre por amor. Todo ello con divertidísimos diálogos y escenas de lo más calientes. Serás incapaz de quitar la mano del acelerador.
¡Arranca y disfruta de la lectura!

Frases

“-Sabes que ahora me llaman mandilón en el club. ¿Eso te hace feliz?-Estoy al tanto. No es mi culpa que yo tuviera que salvar tu malvado, enorme y motociclista culo.”
“-Te amo, nena. ¿Sigues pensando en pegarme un tiro?-También te amo. Sin embargo, aún no he decidido sobre dispararte. Me pondré en contacto contigo cuando tome una decisión.”

“¡Bebé! Lo lamento, pero no puedo esperar. ¡Dime que todo salió bien! ¿O acaso lo arruinó?”

sábado, 14 de febrero de 2015

Indulgent Pleasures, Monica Murphy

Indulgent Pleasures
Monica Murphy


Sinopsis
Foto: goodreads.com
La escritora Stephanie Shaw está en la vía rápida para conseguir su propia columna en la revista de San Francisco City. Investigando las fantasías sexuales más populares de los jóvenes y solteros en la ciudad suena maldit-muy... impresionante. Pero tiene un gran problema: nadie está dispuesto a ayudarla a poner su amplia investigación a prueba.

Introduzca el ex-beisbolista profesional superestrella Justin "El Halcón" Hawkins. Él no pensaba en tener una aventura de una noche en una maldita limusina enloqueciendo con la bella y torpe Stephanie. Una vez que él la tiene, sin embargo, no puede dejar de pensar en ella. Pronto ellos están conectando en todas partes, teniendo la aventura más caliente imaginable. Haciendo que todas sus fantasías secretas se hagan realidad... y algo más.

El medio tímido Justin no tiene idea de Stephanie es una escritora,  y que está compartiendo sus aventuras sexuales con toda la ciudad a través de su columna.

A medida que caen más profundo, Stephanie está en conflicto. ¿Decirle al dulcemente hermoso Justin sobre su columna anónima detallando cada uno de sus encuentros o mantenerlo en secreto y arriesgarse a ser atrapados? Él nunca la perdonaría por hacer una cosa así

¿O, lo hará?



Reseña
En primer lugar y antes de leer la reseña a continuación me gustaría que parases un momento, abrieras tu mente y te preguntaras: ¿cómo me sentaría si mi pareja publicara hasta el último detalle de nuestros encuentros sexuales en una revista donde cualquiera pudiera leerlo?
Esto fue lo que me pregunté yo en el preciso momento en el que leí la sinopsis de este libro, y lo único que se me ocurrió fue un: Dios, ¡lo mataría!
Pero casualmente cambié de opinión. Ya no era un ya puede esconderse bien porqué miraré debajo de cada piedra y cuando lo encuentre me lo cargaré, sino un bueno, todo depende de las circunstancias.
Y ahora os explicaré el porqué de mi declaración.

Stephanie tiene un trabajo –hace falta remarcar que es su trabajo soñado- pero este peligra por culpa de su fastidioso y mujeriego compañero (Caleb). Ambos deben impresionar a su jefa (Zoe) para conseguir una columna en la revista y mantener su puesto, pero hay muchas maneras de conseguir el visto bueno. Una de ellas es trabajar duro y esforzarse dando lo mejor que uno tiene –opción de Stephanie- , la otra es tirarse a la jefa –opción de Caleb-. Hay que tener en cuenta también, que nadie en su sano juicio pondría como tema de competición las fantasías sexuales de los diferentes sexos, nadie excepto Zoe, pero esa es otra historia.
Hasta el momento la cosa no va tan mal: para conseguir su puesto de trabajo soñado, al protagonista tiene que hacer algo que no le gusta –todos nos hemos encontrado alguna vez en esta situación. Pero el tema se complica cuando, por arte de magia, un sujeto endemoniadamente caliente se cruza en el camino de Steph durante la noche de cacería para encontrar al conejillo de indias con el que probará las diez fantasías sexuales femeninas más populares. No es culpa suya tampoco el hecho de que dicho sujeto sea famoso (Justin Hawkins, jugador de béisbol) –no se presentaron formalmente que digamos antes de echarse un rapidito en el asiento trasero de su Towncar Lincoln. A su vez, no se puede culpar a Stephanie por haber enamorado al famoso ya que sólo se habían visto una vez  y, seamos sinceros, él podía tener a cualquiera.
Por otro lado está la certeza de que Justin no sabía que sus relaciones sexuales con la cuál pensaba era una reportera que solo escribía sobre estilo y hogar, saldrían publicadas en una revista de ámbito nacional, pero esto tampoco era culpa de Stephanie. Ella había sido muy cuidadosa al respecto: los artículos se escribían bajo un pseudónimo, en estos no aparecían referencias que pudiesen señalara alguien, incluso había firmado un contrato con un montón de cláusulas para que toda información referente a ella quedara en secreto. Pero, claro está, tenía que llegar el muy celoso Caleb y, con la ayuda de Zoe –si no hubiera estado tan ciega de lujuria por el chico, seguramente se habría dado cuenta que era una pésima idea- , destapar la relación de Steph con Justin y todo lo relacionado con los artículos.
No diré nada más para no destapar más información y, sobretodo, para no estropearle el final a nadie, pero si decides leerte el libro, te aseguro que no te decepcionará.
¡Compruébalo!

Frases
“Creo que estás jodidamente loco, pero oye, ¿qué sé yo?”

“Te lo dije, me gusta mirar los playoffs. Me gusta llevar un control sobre quién está ganando, así sé a quién animar cuando se inicie la Serie Mundial.” 
“-Quiero que te mudes conmigo.
–Está bien.
–Eso fue fácil.
–Ssh. No dejes que se sepa eso de que soy fácil.
–Mientras seas fácil sólo conmigo.”

Tell Me (#6 One Night with Sole Regret), Olivia Cunning

Tell Me
#6 One Night with Sole RegretOlivia Cunning 

Sinopsis

Foto: goodreads.com
Para los cinco dioses sexy’s del rock de Sole Regret, encontrar el amor es fácil, mantenerlo es difícil.
Él había planeado el fin de semana perfecto para ella...

Gabriel "Force" Banner ha sido incapaz de sacarse a cierta sexy contadora de la cabeza. El creativo baterista de Sole Regret ha armado grandes planes para mantener entretenida a la dulce Melanie durante todo el fin de semana. Desafortunadamente, Melanie llega a su cita con un poco de equipaje que bien podría arruinarles la diversión. 

Ella no tenía la intención de dificultar las cosas...

Melanie no culparía a Gabe si la dejara en el aeropuerto con su equipaje, pero él está decidido a hacer que su limitado tiempo juntos funcione. Cuando dejan atrás la agitación de Nueva Orleans y la escena de rock'n'roll para visitar su sereno oasis afuera de Austin, Texas, su fin de semana romántico parece regresar al camino correcto. Pero la vida tiene una manera de entrometerse en los peores momentos posibles. 

¿Pueden aprender cómo apoyarse mutuamente cuando enfrentan la adversidad o la realidad destruirá su relación en ciernes antes de que siquiera tome vuelo?

Reseña

Si alguien no sabe lo que es el Teorema de Murphy, que nos e preocupe porqué va a descubrirlo en el preciso instante en el que empiece a leer Tell Me.
Todo lo que podría salir mal, saldrá mal.
Melanie por fin ha reunido las agallas para hacer algo inesperado y lejos de su rutina habitual, pero ¿podrá desconectar de todo o hay cosas de las que uno no puede librarse?
Siendo incapaz de decirle que no a su mejor amiga Nikki, Melanie tendrá que enfrentarse al hecho de que Gabe posiblemente no esté de acuerdo con la sorpresa inesperada que acompaña a su chica. Pero lo superan.
Tampoco estaba previsto el hecho de que la protectora madre del chico con una cresta de treinta centímetros roja apareciera inesperadamente y les interrumpiera durante su escapada romántica. Pero lo superaron.
O que un adolescente borracho atropellara a la dulce mascota del baterista. Pero lo superaron.
Pero, ¿qué pasa con el resto de sucesos que tienen lugar durante el fin de semana y los recuerdos traumáticos que generan? ¿Serán capaces de superarlo?
Si te gustaron las entregas anteriores de One Night with Sole Regret no dudes en leer esta entrega para seguir conociendo a los miembros de la banda de rock más caliente y a sus compañeras. Con una narración harmoniosa y grandes toques de humor, disfrutaras como nadie leyendo la sexta novela de esta saga escrita por Olivia Cunning.
¡No te lo pierdas!

Citas

“Nikki podría ser un dolor en el culo, pero Melanie la amaba.”

“Los buenos amigos son difíciles de encontrar. Pero aquellos que afirman amarte no deben aprovecharse de tu lealtad, deberían apreciarla.”


Tie Me (#5 One Night with Sole Regret), Olivia Cunning

Tie Me
#5 One Night with Sole Regret
Olivia Cunning

Sinopsis
Foto: oliviacunning.wordpress.com
Para los cinco dioses sexy’s del rock de Sole Regret, encontrar el amor es fácil, mantenerlo es difícil.
Su corazón está atado a su pasado…
Cuando el guitarrista de Sole Regret, Kellen Jamison, prometió ser fiel a su prometida y amarla para siempre, lo dijo en serio. Nunca esperó perderla por el cáncer tan temprano en la vida. Está seguro de que nunca volverá a amar, pero el destino tiene otro plan para él.
Su corazón está atado a su trabajo…
La compositora clásica ganadora del Grammy y virtuosa pianista Dawn O’Reilly está sobrepasada por fechas límite para escribir música, una musa volátil y altas expectativas. No tiene tiempo para encontrar el amor, pero la oportunidad busca interferir en sus planes cuidadosamente armados.
Están destinados a enredarse…
Desde el instante en que Kellen oye la más nueva composición musical de Dawn, su espíritu se eleva. LA melodía evocadora y la extraordinaria mujer responsable de su creación son imposibles de resistir. Su tracción es innegable; su pasión insaciable. Kellen le enseña a Dawn que hay libertad en el bondage, mientras que la sensualidad de ella lo lleva a desatar su muy moderado autocontrol. ¿Las sogas que Kellen usa para atar el cuerpo de Dawn serán la fuerza que los una o finalmente cortarán todos los lazos entre ellos?


Reseña
Hay muchos tipos de promesas y muchas circunstancias distintas donde hacerlas, pero aquellas que se hacen a una persona que ha robado tu corazón y que después has perdido trágicamente, son difícilmente quebradas.
Kellen Jaimison perdió al amor de su vida y, con ello, la esperanza de volver a encontrar a alguien a quien entregarle lo que le quedaba de corazón, hasta Dawn.
Su sonrisa y su capacidad para componer obras maestras con su piano lo cautivó y sus sentimientos no volvieron a la normalidad. Pero ¿será capaz de permitirse amar a otra o sucumbirá al miedo de volver a perder?
Esta quinta entrega de la saga me sorprendió por su profundidad sentimental. No es como si los libros anteriores no tocaran, en ciertos puntos, la fibra sensible, pero este verdaderamente consiguió mostrarme que en el mundo hay mucha gente rota y que la pérdida no siempre se supera.
Con esto y la excitante colección de escenas de sexo, Olivia Cunning vuelve a dejarme estupefacta con su capacidad con las palabras para plasmar su imaginación.
No te pierdas Tie Me, quedar atad@ a One Night with Sole Regret.

Citas
“Te amo más que toda el agua del océano. Más que todos los granos de arena en las playas.”
“¿En serio, Dawn? ¿El mar te obsequia este magnífico hombre sirena sin cola, y le preguntas si está perdido?”
“El noventa por ciento de mi trabajo es una mierda. Otro nueve por ciento es mediocre, y luego están esas raras gemas que son realmente utilizables.”
“- Quizás deberías darte por vencido respecto a escribir música.- ¡Ouch! Mi ego no está hecho de acero, ¿sabes?”
“Cuando tienes trece años, ser invisible es mejor que ser notado por ser diferente.”
“Sabía en su corazón que las personas se sentían atraídas la una a la otra por una razón.”
“- Esclavista.- Virtuosa.- Realmente apestas en los insultos, Agente Chupasangre.”

Touch Me (#4 One Night with Sole Regret), Olivia Cunning

Touch Me

#4 One Night with Sole Regret

Olivia Cunning

Sinopsis

Foto: oliviacunning.wordpress.com
Para los cinco dioses sexy’s del rock de Sole Regret, encontrar el amor es fácil, mantenerlo es difícil.
Él fue en busca de lago seguro…
El bajista de Sole Regret, Owen Mitchell, está convencido de que el romance es para idiotas. Sólo busca pasarlo bien, y cuando divisa a una atractiva mujer mayor emitiendo vibras de que los hombres apestan en un club de sexo nuevo, está seguro de haberlo encontrado.
Ella fue esperando superar a su ex-marido…
La exitosa mujer de negocios, Caitlyn Hanson, todavía está furiosa y herida por el amorío de su esposo con una mujer mucho más joven. Sólo busca sacarse de encima su reclamo de su cuerpo ofreciéndoselo al primer hombre atractivo que le muestre interés, y el joven y sexy semental que acaba de sentarse en su mesa funcionará perfectamente.
Nunca esperaron que se volviera personal…
 Caitlyn sabe que no se supone que se apegue a Owen sólo porqué él le da a su cuerpo placer como el que ella nunca ha conocido, pero es su primera ventura de una noche y no parece ser capaz de mantener su corazón fuera de la ecuación. Por una vez, Owen se descubre en el mismo acertijo. Caitlyn le gusta demasiado para mantener su corazón a  una distancia segura pero, ¿un destino del pasado de Owen la alejará para siempre?

Reseña

Si te gustaron las tres entregas anteriores de la saga One Night with Sole Regret prepárate para su continuación.
Se diría que cualquiera con un poco de sentido común y algo de experiencia en la vida, nunca tomaría un camino tan frívolo como la venganza para hacer sufrir a alguien, pero hay ocasiones en las que el sentimiento es tan fuerte que podría tornarse peligroso el no liberarlo.
Tras ser engañada, una tiene dos opciones: superarlo con mucho helado y películas románticas o, la opción más divertida, superarlo con un buen polvo.
Este es el caso de Caitlyn. Ella ha pasado por mucho con su marido, se conocieron de jóvenes siendo profesor y alumna, se casaron y ella alcanzó sus mayores sueños fundando la empresa que tanto sudor le ha costado conseguir, pero todo ello se acaba cuando descubre que su marido le ha sido infiel con la que una vez estuvo en su posición: una de sus alumnas. Es tal el odio que le tiene al hombre con el que pretendía pasar el resto de su vida que decide hacerlo sufrir el mismo dolor que ha sentido ella acudiendo a un nuevo club de sexo de la ciudad y ofreciendo su cuerpo al primero que la acepte.
Y como si del destino se tratase aparece Owen, el bajista con cara de ángel de uno de los grupos de rock más famosos del país.
¿Quién ha dicho que la venganza se sirve fría?
Las temperaturas suben en la nueva novela de Olivia Cunning. Continuando con su gran fluidez para las palabras, esta autora logrará alcanzar el éxtasi de cualquier lector con escenas donde el deseo y el placer logran superar los niveles máximos.
¡No te lo pierdas!

CITAS

“Al que se le hubiera ocurrido ese refrán que decía es mejor haber amado y perdido era el idiota más grande que jamás había iniciado un cliché.”
“-¿Has sabido algo de tu padre?-Sí. Se quejó por teléfono conmigo hace menos de una hora.-¿Sigue en el hospital?-Y al parecer no están suscritos a su canal favorito de TV.-Bueno, mierda, Adam, no esperas que él mire Disney Channel, ¿verdad?-Ése es el canal por el que se quejaba. No puede perderse Hannah Montana.”

Share Me (#0.5 One Night with Sole Regret), Olivia Cunning

Share Me
#0.5 One Night with Sole Regret

Olivia Cunning  

Sinopsis

Lindsey desea una Nochebuena con su banda favorita, Sole Regret, y pasa una noche de nevada con dos generosas estrellas de rock que aman compartir sus regalos.
Share Me es la precuela de la serie One NIght with Sole Regret que aparece en la antología A Very Naughty Xmas publicada en 2012.





Reseña

Seguro que has leído todos los libros publicados de la saga One Night with Sole Regret y que ver ahora en la pantalla de tu ordenador que hay una entrega anterior a todas estas te habrá dejado patidifus@, pero es así y no te la puedes perder.
Si creías que ya no podía estar más cliente leyendo a Olivia Cunning, estás equivocad@. Share Me te enviará a un universo paralelo donde algo tan común como puede ser el quedarse tirado con el coche en medio de una tormenta de nieve provocará en ti una ferviente sensación de placer.
Lindsey y Vanessa, grande fans de Sole Regret, han decidido pasar la mejor Nochebuena de su vida y han decidido seguir al bus de gira de su banda favorita. Lo que no esperaban con ello es pasar la mejor noche de su vida.
Lindsey y su mejor amiga experimentaran lo que se siente al tener a los miembros de más alto rango en su lista de a-ser-follados pendientes de ellas para hacerlas alcanzar tal punto de placer que quedará grabado a fuego en su memoria para siempre.
Tú conoces lo que dicha velada loca ocasionará en el futuro, pero en ese preciso instante nada importa para los miembros de la banda de rock y sus dos nuevas acompañantes fuera de su bus-orgía.
A todo ello hay que sumarle a su vez una gran cantidad de humor con escenas que causarán que te destornilles en el suelo de risa.
¿No me crees? ¿Compruébalo por ti mism@!

Citas

En el primer día de Navidad mis amigos me dieron, adornos en un árbol Shade. En en segundo día de Navidad mis amigos me dieron, dos pelotas azules y adornos en el árbol Shade.
“Dios, somos cursis. No es de extrañar que no podamos enganchar novios decentes.”“Habrá una escasez de carbón en todo el mundo si Santa los visita.”
“No sé sobre Santa. Pero Shade está alabando a Jesús en este momento.”
“-Hasta luego, chicos. ¡Gracias por los orgasmos múltiples!El conductor de la grúa literalemnte cayós obre su trasero ante esa proclamación. De alguna manera se las arregló para despegarse del pavimento y subir a la cabina de su camión.”

Take Me (#3 One Night with Sole Regret), Olivia Cunning

Take Me

#3 One Night with Sole Regret

Olivia Cunning


SINOPSIS

Foto: oliviacunning.wordpress.com
Para los cinco dioses sexy’s del rock de Sole Regret, encontrar el amor es fácil, mantenerlo es difícil.
Ella es la única mujer que él nunca debería tocar…
El enigmático vocalista de Sole Regret, Jacob “Shade” Silverton, es un mujeriego consumado, pero incluso él sabe que no debe involucrarse con una mujer especial de su pasado. Mezclar la amistad con el placer sólo puede llevar a un corazón roto, y él ha sufrido suficiente para jurar renunciar a las relaciones por el resto de su vida.
Él es el único hombre que ella siempre ha deseado…
Amanda Lange sabe todo sobre la traviesa reputación de Shade, pero eso no evita que quiera lanzarse a los brazos y a la cama de la apuesta estrella del rock. Se convence a sí misma de que una noche de pasión no complicará su amistad pero, ¿puede convencerlo de eso?
Ambos están jugando con fuego.
Ninguno de los dos se dio cuenta de qué tan lejos un beso podría llevarlos. Mientras las llamas de su pasión se encienden con la intensidad de un infierno, ¿alguno de ellos escapará de la experiencia sin ser quemado, o ambos serán lo suficientemente tontos para darle una oportunidad a una relación que estaba marcada para la ruina antes de que siquiera comenzara?


RESEÑA

Si te han gustado los primeros libros de la saga One Night with Sole Regret, no te pierdas esta tercera entrega que te permitirá conocer más de la grandiosa banda y todos sus miembros.
Hasta ahora hemos echado un vistazo a los pensamientos y las vidas de Force y Adam, pero ¿qué hay de Shade?
Con un pasado del que se arrepiente y la elección que tantos problemas le ocasionó, Jacob ya no ve la oportunidad de rehacer su vida y enderezar su camino. No hasta que se le presenta de nuevo la oportunidad de escoger, y esta vez hará lo correcto.
En este libro, Olivia Cunning pone de manifiesto las verdades ocultas que esconden las personas. Ya sean oportunidades desperdiciadas, errores cometidos o huidas apresuradas, todos nos arrepentimos de cosas que hemos hecho o hemos dejado de hacer. Pero no por ello debemos desmoralizarnos, porqué incluso en los más oscuros momentos pude hallarse la felicidad, si somos capaces de utilizar bien la luz[1].
Para Shade, Julie y Amanda son su salvación, la razón por la que sonríe y, a su vez, la oportunidad de ser mejor.
En Take Me, podemos encontrar también plasmado el poder de la amistad, ya sea para bien o para mal. Pues hay que aprovechar cada momento y esta misión no puede llevarse a cabo si los asuntos son zanjados y las disculpas expuestas.
¡A por ello!

CITAS

“El día de Shade acababa de pasar de ser de porquería a ser de mierda.”
“A Tina le enoja que respire.”
“-¿Estás coqueteando conmigo, Jacob?-Pensé que eso era obvio.-No estoy segura si debería estar a solas contigo. Podrías intentar seducirme.-Podría ser.-Supongo que tendré que correr el riesgo. Me has provocado un poderoso antojo de pizza. Y de cerveza fría.”
“-Hay pocas cosas que no tocaré. El bolso de una mujer es una de ellas.-¿Por qué? ¿Temes encontrar un tampón allí o algo así?-Des de que vi la película Mery Poppins de niño, he sido cauteloso con los bolsos de las mujeres. No sé si tienen un perchero allí, un cocodrilo o una motosierra.”“Esta niña va a ser mi muerte.”
“-Tú te quedas. Yo te invité. Ella se va. Nadie la invitó.-Quizás no quiero…-Te quedas.-Me quedo.”
“-Sé que no es de mi incumbencia. Pero tu caliente y desnuda amiga parece un poco preocupada.-Heredé el gen de enojar a las mujeres de mi padre.-Debes ser un homocigoto dominante por ese rasgo.-¿Eh?- Lo siento. Broma de profesora de biología.”



[1] Frase de Albus Dumbledore en Harry Potter y el misterio del príncipe mestizo.